Las Perhentian y la naturaleza

MalasiaViaje 2009-2010

No es que Malasia nos llamara mucho la atención, pero debíamos dirigirnos a este país para coger un avión. Un avión que nos alejaba definitivamente de nuestra querida Asia y que nos llevaba sin que nadie lo supiera a España, a dar un susto de infarto a familiares y amigos. Por que abandonar el continente con tantos misterios aun por descubrir como la enigmática China, o la paradisíaca Indonesia? Pues porque habíamos llegado a la mitad de nuestro presupuesto, que era el momento en que nos habíamos puesto como tope para realizar el salto al nuevo continente que también ansiábamos por conocer, América. Pero antes de alejarnos a la otra parte del mundo queríamos decirle a nuestra gente que aun nos acordamos de ellos y que algún día volveremos.

Cruzando la frontera
Cruzando la frontera

La primera sorpresa fue descubrir que aquí, a diferencia de todos los países que venimos recorriendo, también se utiliza el alfabeto latino! No sabéis lo raro que se nos hizo poder leer los carteles, aunque siguiéramos sin entender nada… pero esto por otro lado nos facilito muchísimo el aprendizaje del idioma. Los musulmanes nos acogieron con una generosidad que nos dejo sin palabras, solo llevábamos unas 6 horas en el país y teníamos casi un kilo de fruta que nos habían ido regalando espontáneamente personas que ni hablaban ingles, para demostrarnos generosamente que nos daban la bienvenida a su país! La gran mayoría de la población son musulmanes, pero uno de los encantos de Malasia es la fusión con las culturas de India y China, países de los que también hay muchísimos habitantes que no han perdido ninguna de sus costumbres. La oferta gastronómica por tanto es abrumadoramente deliciosa! Este país es el mas desarrollado de todos los que hemos visitado hasta ahora, así que todo es un poquito mas caro.

La primera parada fue Kota Baru, pueblo del que no pudimos disfrutar mucho dado que se festejaba el ultimo día del Ramadan y absolutamente todo estaba cerrado a excepción de los 2 o 3 negocios chinos.

Como no estamos cansados de islas paradisíacas nos vamos derechitos a las Perhentian, dos islas que a pesar del turismo se mantienen en un estado bastante salvaje, y en la mas pequeñita de las dos nos quedamos amarrados como unos 10 días en un bungalow de ensueño con unas vistas increíbles de las aguas turquesa. Elegimos para alojarnos la Coral Bay porque la otra gran playa, la Long Beach, nos pareció bastante masificada.

Coral Bay
Coral Bay

La isla pequeña, Perhentian Kecil, se puede recorrer perfectamente a pie por caminitos que bordean la costa, encontrando calas desiertas, o por caminos que suben las montanas y atraviesan la jungla llegando a la aldea pesquera. En prácticamente todos los establecimiento tienen electricidad tan solo de 19:00 a 9:00 de la mañana, así que lo que queda para hacer es tumbarse a la bartola en las arenas blancas leyendo un libro o con la vista perdida en el horizonte, alquilar un kayak para adentrarse en el mar, hacer una incursión en la jungla de la que saldrás con la camiseta empapada o practicar los deportes estrella de la zona, el snorquel y el buceo!

En esta islita vivimos en comunión con la naturaleza observando como cada día la plantita que entra por nuestra ventana esta mas alta, encendiendo las luces de noche para que los geckos puedan alimentarse a base de los bichitos que acuden a ella, abriendo la ventada durante el día para que un murciélago pueda cobijarse en la penumbra de nuestro cuarto de baño, dejando galletitas en la barandilla para las ardillitas ladronas, intentando acariciar los enormes varanos que a pesar de parecer torpones se escabullen a toda prisa al acercarnos demasiado… y eso solo en tierra. En el mar nos deleitamos con inmensos corales en todo su esplendor, enormes bancos de peces nada tímidos, tortugas gigantescas, pequeños tiburones que aparecían y desaparecían de tu lado, un carguero hundido, todo en unas aguas con una claridad que aun no habíamos podido experimentar. Que conste que no he dicho “perfecta comunión con la naturaleza” porque lo estropeamos utilizando durante todo el día el antimosquito para apartar de nuestro lado a los inmensos mosquitos tigre que acechan a cualquier hora, a esos quien los quiere? Nuestra sensación de éxtasis en esta islita la completaba nuestra estancia en un bungalow de lo mas humilde pero en una ubicación de lo mas ostentosa, algo apartado del jaleo de la playa, remontándose en las rocas que unos metros mas abajo eran bañadas por las aguas seductoramente azules viendo cada día atardeceres de ensueño.

Atardecer desde nuestra cabañita
Atardecer desde nuestra cabañita

Contratamos una excursión de snorquel, de esas super turísticas en la que confiábamos poquísimo, pero contra todo pronostico pudimos ver tal y como prometían tiburones y tortugas marinas. Fue una experiencia increíble nadar en el silencio del fondo marino tras la gigantesca sombra de la tortuga… También buceamos, sumando poco a poco inmersiones para ser cada vez mas expertos, en unos paisajes submarinos preciosos, entre los que se incluyen un gran carguero hundido en el que entramos en sus enormes cámaras con paredes recubiertas de mejillones y con mil colores.

Siempre se dice que todo lo bueno se acaba, aunque no es que nosotros podamos decir eso aun, ya que si bien nos apeno la partida de este pequeno paraiso nuestro sueno continua…

Abrir la galeríaimagenimagenimagenimagenimagenimagenimagenimagenimagenimagenimagenimagenimagenimagenimagenimagenimagenimagen

Información práctica

El barco desde Kota Bharu cuesta 70 Ringits ida y vuelta. Tambien hay que pagar 5R de tasas del puerto. Por desembarcar en la Long Beach estaban pidiendo otros 2R porque era un bote taxi el que llevaba a la gente a la orilla, esto no pasa en la Coral Bay porque hay un embarcadero.

Alojamiento: Butterfly – cabanas por 50R, para estancias de 7 dias o mas 40 R por noche. No es la opcion mas barata de la Coral Bay pero desde luego su emplazamiento es privilegiado. Cuando estuvimos nosotros la recepcion estaba en construccion y para hacer check-in bastaba con apuntarse en una pizarra en el hueco de cualquier habitacion libre. Electricidad como en casi toda la isla de 19.00 a 8.00. La opcion mas economica en toda la isla son los dormitorios colectivos por 10R del Tropicana Hotel a medio camino entre las dos playas.

El tour de snorkel lo hicimos con la gente del Emilia Restaurant, el tour largo sale por 35R con desayuno incluido, sin duda la opcion mas barata. Proporcionan gafas y aletas y hacen una parada en el pueblo de pescadores para comer, la comida corre a cuenta de cada uno, pero es mas barato que en las playas. Es casi seguro ver torugas y tiburones.

El buceo lo hicimos con los chicos de Angel Divers, en espanol, de muy buen royo. Las inmersiones mas punteras valen 80R y las mas facilitas 65R.

Los restaurantes en general son mas baratos en la Coral Bay que en la Long Beach.

   Etiquetas: