Vang Vieng y Vientiane. Pii Mai, feliz 2554!

LaosViaje 2009-2010

El siguiente destino fue Vang Vieng, polémico destino que algunos aman y otros odian por la mundialmente famosa práctica del tubbing, que consiste en dejarse llevar por el río  sobre un neumático y dejándote capturar por los bares de ambas orillas donde corren los chupitos gratis y los cubos de alcohol y abundan las atracciones para tirarse al río.

Llegamos al pueblo a las 5 de la mañana tras un viaje de unas 12 h desde Nong Kiaw en un cutre bus local y por unas carreteras en las que tenias suerte si no te caías de tu asiento. Así que tras casi una hora intentando orientarnos preguntando a los escasos viandantes que no entendía ni papa de ingles para saber donde estábamos, llegamos a la zona de los alojamientos y comenzamos la rutina de separarnos para buscar hospedaje mientras uno se queda con las maletas (ahora que viajamos 4 juntos abarcamos mas terreno en menos tiempo). La primera mala impresión del sitio fue encontrase la parte de las cabañas de bambú junto al río plagada de gente que aun no había acabado su fiesta, así que corrimos a seguir buscando hacia el lado opuesto.

Como de este sitio no teníamos grandes expectativas nos sorprendió gratamente encontrarnos con algunos bonitos parajes. Alquilamos la peor moto que hayamos conducido, ademas de ser la primera de marchas, para recorrer los alrededores plagados de cuevas, el río y algún lago. Lo primero que hicimos fue acercarnos a la zona de bares del tubbing, porque la curiosidad nos corroía, y nos encontramos con el río casi sin caudal ni corriente, bares cutres y malolientes donde a falta de los turistas que a las 11.00 aun no habían llegado jugaban los niños laosianos y las atracciones acuáticas vacías llamándonos a gritos. Así que como no podía ser menos nos desgañitamos balanceándonos en un trapecio sobre el agua (a la señora Merçé le costo casi una hora de tembleque en la torre) y al rato cuando comenzaban a llegar los turistas sin camiseta nuestras motos ya iban levantando el polvo del camino.

vangvieng

Tras el capricho de Merçé de hacerse un tatoo laosiano (como llaman localmente a la quemadura con el tubo de escape) nos dirigimos los dos solos a la Water Cave donde nos pedían para llegar 5000 kips por aparcar la moto en un terraplén y otros 5000 por persona por cruzar un puente de bambú de “ultima tecnologia”. Asi que ni cortos ni perezosos aparcamos la moto fuera del alcance de la vista del segurata y cruzamos el río por el agua (donde Sara perdió una de sus chanclas en la corriente, al final la broma salio cara) dimos un espeluznante paseo por la cueva inundada sobre un neumático y con una rudimentaria linterna en la frente, una experiencia muy chula. Hay que decir que la linterna iba conectada con cables pelados a una pequeña batería que te colgaba del pecho. Los pelos como escarpias, pero el dueño nos aseguro que no pasaba nada.

El siguiente destino fue la capital de Laos, Vientian, donde volvemos a encontrar precios duplicados respecto a lo que dice nuestra guía, que apreciamos cada vez menos. Aprovechamos para decir que la guía de Lonely Planet del Sudeste Asiático para mochileros no vale un duro, parece mas una revista de anuncios de guest houses, restaurantes y agencias que una guía de viajes con mapas e información útil, ahí queda eso.

Aquí nos preparamos para recibir la llegada del Pii Mai, el año nuevo laosiano, según el calendario budista el día 14 de abril entrabamos en el ano 2554. Oficialmente son 3 días de fiesta, de esta manera se celebra el ultimo día del ano, el primer día del año nuevo y en medio un día que nos pareció curiosísimo, el día del no día que no existe en calendario alguno. Durante esta festividad la tradición es arrojar agua y limpiar las casas para comenzar el nuevo año sin pecados, esto se traduce en 3 días chorreando (aunque el juego se amplia a los días anteriores y posteriores) en los que el agua te puede caer desde cualquier lado, dentro de un autobús, desayunando en una terraza o pagando en un puesto callejero, aquí todo vale y lo que es mas increíble todo el mundo agradece el remojón con una enorme sonrisa o un Kopchai (gracias en laosiano) a excepción de pijos turistas que sabiendo lo que se cuece en la calle salen con sus caros equipos encima. Nosotros afortunadamente habíamos comprado una funda de plástico para la cámara de fotos en Vang Vieng con miras a esta festividad, por los que pudimos cubrir ampliamente la noticia. Los dueños de nuestro alojamiento habían preparado una gran fiesta, que aquí significa comida por un tubo, altavoces enormes en los que se repiten los últimos y empalagosos éxitos laosianos y bebida, mayormente lao beer, que el anfitrión se encarga de repartir en un único vaso entre todos los asistentes del que el invitado debe beberse todo su contenido. Por supuesto a la entrada del guest house habían pistolas de agua varias, varios barreños y cubitos y lo mas importante de todo: una manguera.

vientian

Lo que en esas horas transcurrió solo se puede ver en imágenes, lo único que podemos decir es que en todo el día ni nos acordamos del insoportable calor de hasta 42 grados.

Mención especial para Susana y Laura dos chicas de Madrid y Mallorca que conocimos en la frontera de Laos y fuimos tropezándonos por todos lados, casualmente coincidimos en el ano nuevo, no te veas como manejan el cubo de agua las niñas… ¡chorreandito que nos dejaron!

Abrir la galería (Flickr)

Información práctica

Vang Vieng

Alojamiento: En Vang Vieng nos alojamos en la calle principal por 40.000 kips habitación doble, ventilador, baño occidental. Hay bungalows al otro lado del río pero también mucha fiesta.

El internet en Vang Vieng era algo caro, utilizábamos el wifi gratis que ofrecía una bocatería.

Vientianne

Alojamiento: Vientian tiene sin duda los alojamientos más caros de Laos. La primera noche nos alojamos en Mimi GH, habitación doble 50.000 kips, ventilador y baño, pero es un zulo sin ventana a la calle, muchísimo calor al menos para abril y nos costo mucho dormir. Luego nos alojamos en el Youth Inn, habitación doble 80.000 kips, ventilador, baño y balcón; cara pero sobre todo fresca, limpísima y muy nueva.

Para ir al parque de los budas en Vientian se coge un minibus local en la estación de Talat Sao.

   Etiquetas:

3 comentarios

  1. Ale pelos

    vaya telita, se ve que la fiesta del agua es como la de lanjaron de aki de granada, mojondo a to el mundo por la calle, aunque claro, con mas calor, otro idioma, etc.. bueno en realidad solo se parecen en lo de echarse agua XD. bueno unos dias entretenidos por cierto, super wapa la imagen de sara saltando, yeah!!!, cuando volvais nos vamos a ir a hacer barranquismo algun dia, si os apetece. unos besos y a disfrutar.

  2. David y Sara

    Barranquismo, YES!!!

  3. Morch

    en estas fotos se os ve cara de haber disfrutado muchisimo… NORMAL! yo tambien me lo pasaria asii!
    P.D: ya que he acabado mis examenes del curso… voy a darle un adelanton a la pagina antes de meterme de nuevo en mas examenes! hablo de selectividad… claro!
    Un beso!!

¿Quieres comentar algo?

Los campos obligatorios están marcados con *
Para evitar el spam (para los que hicieron COU: los comentarios maliciosos de desconocidos) los comentarios deben pasar primero por nuestra aprobacion, puede ser que no veais vuestros comentarios instantaneamente.