Entre cascadas y poblados, el loop en Bolaven Plateau

LaosViaje 2009-2010

Llegamos de nuevo a Pakse como a las 15:30 del mediodía, y tras engullir una de las deliciosas baguets laosianas alquilamos nuevamente 3 flamantes motos con las que adentrarnos en un mundo de plantaciones de café, multitud de cataratas y remotos poblados. Nos estudiamos bien la ruta y decidimos tirar a todo gas hacia la que acordamos que sera la primera parada: Tad Lo, un poblado junto a una cascada con el mismo nombre. Como cada uno teníamos necesidades varias decidimos ir por cuenta propia, así que allá vamos de nuevo los dos a toda la leche que permitía la moto, ya que le costaba pasar de 70 km/h, con la oscuridad tras los talones, intentando no atropellar los muchos animales que se cruzan por la calzada: gallinas, perros, patos, cerdos, cabras y hasta vacas.

Finalmente, a la hora justa en que se agotaba la luz de la tarde, llegamos a Tad Lo, buscamos unas cabañitas a la orilla del río para dormir, sorprendentemente lo mas barato hasta ahora en Laos, y esperamos que lleguen nuestros camaradas de fatigas. Nos reencontramos al momento con Merce y Bernat, pero de “las niñas” nada de nada, así que no nos queda otra que irnos a dormir bien preocupados.

Viajeros que ya habían realizado esta ruta nos comentaron que Tad Lo era para pasar unos cuantos días perdido entre sus rincones, por eso los catalanes decidieron seguir hacia delante para no pasar días con la moto parada y volver mas tarde en bus, nosotros cansados de tantas prisas optamos por pasar un tiempo relajados aquí. Aunque la zona es mas fresca, cuando pega directamente el sol sigue siendo achicharrante, así que la búsqueda de la cascada se torno un tanto fatigosa, nada que no remedie un baño en sus bravas aguas.

Tad Lo

Comiendo estábamos, ante los enormes platos de comida que sirve Mama Pap que se enorgullece de que la gente no se pueda terminar sus platos, cuando alegremente nos reencontramos con las niñas! Estas conocieron a el Sr. Po, sobrino de Mama Pap,  que acababa de abrir una guest house, y ofrecía enormes y confortables habitaciones de madera al mismo precio que nuestra sencilla cabaña. Hicimos buenas migas con el hombre, que nos hablo de su humilde y labrada vida, y de como ahora empezaba a disfrutar del éxito tras haber tenido la idea de construir su casa y luego su negocio con los trozos de madera que desechaban los demás. Pasamos todo el día deambulando y cada vez mas enamorados del pueblo, que como el resto de Laos se movía a su propio ritmo, pausado. Las gentes de Tadlo muy humildes pero siempre con una sonrisa en los labios, sin las preocupaciones superficiales que nos mantienen ocupados todo el día allá en occidente, esto lo vemos sobre todo en los niños de Laos que con risas y gritos se afanan en ganar a su juego favorito, una especie de petanca en la que usan sus propias chanclas como arma arrojadiza. ¿Creéis posible por un momento quitarle a nuestros niños la Playstation y regalarle una chancla aerodinámica para que salgan a jugar a la calle?

Visitamos los alrededores con la moto, y gracias a las indicaciones del Sr. Po llegamos a la catarata Tad Soun a la que se accede al cruzar una aldea donde  de nuevo se hizo una procesión de niños tras nosotros. Nos acompañaron a la catarata que nos sorprendió por su espectacularidad. Aunque estaba casi seca sus vistas no nos decepcionaron, y es que nos encontrábamos en la cima de una altísima pared de piedra vertical por la que descendían dos ligeros chorros de agua que se deshacían en el descenso al vacío.

Con pena pero con ganas de recorrer la zona nos despedimos de Tad Lo, sin duda de lo mejorcito de Laos. Nuestro destino las cataratas Tad Hua Khon, pero por el camino hicimos un desvío hacia la aldea Ban Khan, de nuevo gracias al Sr. Po que nos la recomendó, los paisajes no pueden ser mas preciosos, con cielos que no te dejan desviar la mirada. En la aldea pasamos por la escuela, ya vacía a la hora que era, pero por la que se pasaron los niños del pueblo a mirarnos de cerca, al principio con mucha vergüenza, pero finalmente jugando y riendo con esa cara de felicidad que tanto placer nos da ver.

ninos laosianos

Tras una larga jornada, hay que decir que con carreteras muy buenas, llegamos a las cataratas con el culo dolorido, aquí nos despedimos de Susana y Laura que tenían menos días e intentaban adelantar camino antes del anochecer. Solo hay unos bungalows para dormir aquí, 40.000 kips, algo caro pero no había alternativa. Un paseo por los alrededores y disfrutamos de uno de los atardeceres mas maravillosos y extraños, de repente había dos soles en el cielo, por un momento nuestra mente no supo comprender que lo que estábamos mirando era la luna, luna llena y de un naranja intenso irradiando una luz que nada tiene que envidiar al sol, subiendo mientras el sol apenas se apreciaba ya al otro lado. Nos encontramos aquí a una pareja de franceses que habíamos visto durante el trayecto y compartimos con ellos un plato de arroz por pareja!!, porque el único restaurante resulto ser de los mas caros de Laos pero bueno ya desayunaríamos fuerte. Esa noche como casi todos los días atrás, cayo una gran tormenta y es que parece que estamos ya en época premonzónica, y no veas como estalla el cielo con relámpagos y truenos que no habíamos escuchado en nuestra vida.

tienda ambulante

Tras una noche matando todo tipo de bichos y aranas, argggg, madrugamos para afrontar la que seria la jornada mas complicada pero mas espectacular. La carretera que continua el recorrido hasta llegar a Paksong, son unos 70 km por carretera de tierra, que debido a las lluvias torrenciales dejaban mucho que desear, pero la gran conductora la atravesó sin ningún percance. A cambio del difícil trayecto Bolaven Plateau nos regalaba sus mas maravillosos rincones, colores que pasaban del rojo intenso de la tierra, azul intenso del cielo y el verde refulgente de la jungla en las montanas. Aldeas perdidas rodeadas de cataratas, colegios, tiendas con ropa, comida, helados, relojes… transportadas en motocicleta para llegar a todos los lugares de la zona. Niños jugando en el río, o en la misma carretera, mayores sentados a la sombra de su cabaña, todos encantados de saludarte. El clima cambiaba bruscamente y tuvimos que hacer una parada para evitar la tormenta que aprovechamos para engullir una reconfortante noodle soup. Pasamos los famosos campos de café, el café arábigo que cultivan y venden aquí tan barato y que se exporta al mundo por un ojo de la cara.

Disfrutamos mucho ese día y si no fuera por que la logística nos falló otra vez nos hubiéramos quedado con gusto perdidos en aquellas aldeas. Lo cierto es que se nos caducaba la visa de Laos, pero por razones largas de contar necesitábamos alargarla un día más y esto nos costó gran esfuerzo. Volvimos a toda prisa a Pakse, la civilización, tras varios días perdidos por Laos, con un sabor de boca mas que dulce en nuestra ultima aventura en un país que con los días a conseguido conquistarnos.

Dicen aquellos que lo llevan visitando varios anos que Laos a cambiado, que se a vuelto muy turístico, algunos salen espantados y enfadados porque ese ya no es su Laos del alma. Lo cierto es que nada en esta vida permanece inmutable, las experiencias que se viven difícilmente se repetirán con la misma intensidad y las mismas sensaciones, de ahí que sea muy importante disfrutar el momento, pues este no sucederá de nuevo.

Abrir la galería (Flickr)

Información práctica

Alquiler de moto: la alquilamos en el mismo hotel en que nos alojábamos en Pakse, el Lankham, que al cogerla 3 o más días la deja por 50.000 kips, 100 cc en muy buenas condiciones que da de mas para estos terrenos. La gasolina sale por unos 10.000 kips el litro. A pesar de tener una moto alquilada, los 4 días de ruta en Bolaven han sido los días que mas baratos nos han salido en Laos. El precio del alojamiento y la comida, sobre todo el Tad Lo, eran baratísimos.
Todas las carreteras están en perfecto estado excepto el tramo que va de Ban a Pakxong, es recomendable empezar esta etapa por la mañana y con el deposito lleno de gasolina. Casi todas las cataratas entre Pakxong y Pakse son de pago, en las Tad Feak hay peces que muerden.

Alojamiento: En Tad Lo nos quedamos en Sailomyen, el sencillo bungalo con baño compartido y vistas al río por 25.000 kips, luego nos cambiamos al Palamei, el sitio del Sr. Po, habitación de madera con baño compartido limpísimo y un porche con bancos por el mismo precio. Hay guías para leer sobre la zona. En las cataratas Tad Hua Khon nos alojamos en el único sitio que hay frente a estas, 40.000 kips con regateo por un bungalow precioso con baño dentro pero con las arañas mas grandes que hayamos visto en nuestra vida, el restaurante carísimo es la única opción para cenar porque no hay luz en el pueblo. Todos los sitios con mosquitera.

   Etiquetas:

4 comentarios

  1. Edén

    Me alegro de que finalmente os haya conquistado la belleza de los nuevos parajes, sirve ello para enfrentaros de otra manera a los nuevos lugares que os quedan por visitar.
    El video es genial, se os ve geniales, el paisaje es genial, vuestros compañeros parecen geniales… vamos que se ve que todo os va bien, y yo que me alegro.
    Buen detalle el de los consejos para los viajeros.
    Un beso enorme y un abrazo de uno que os echa de menos (estos son para que no gasteis los de la bolsa ;P)

  2. Pakovich

    Pedazo de video!!!! Ya sé que soy de emoción
    fácil, pero así ha sido. Buena música acompañando
    imágenes magníficas. Se ve que os lo pasáis en
    grande, me alegro, de eso se trata no?. A destacar,
    no sólo los paisajes, también los niños laosianos
    de rostros sonrientes con esa mirada serena,
    feliz y cautivadora. Curioso el punto de tantas
    parabólicas al lado de las humildes casas.

    Y nuestros queridos protagonistas se nos van haciendo
    SABIOS ( nada permanece inmutable, las experiencias
    dificilmente se repetirán con la misma intensidad,
    vivir el momento… ) es lo que ocurre cuando viajas
    ” si alto es tu pensamiento y limpia la emoción de tu
    espiritu y tu cuerpo ” KAVAFIS.

    Querido David, princesa Sara, casi siete meses ya…
    que La Fuerza os acompañe en cada paso por esas
    lejanas tierras.

  3. Susana

    Que mas puedo yo decir?

    Que buenos recuerdos me traen estas lineas…

    Como os echo de menos!!!!

    La experiencia continua.

    muakas 1000!!!

  4. kELLY

    Gracias mil por la experiencia que compartes, me voy en un mes y tu información es MUY util.

¿Quieres comentar algo?

Los campos obligatorios están marcados con *
Para evitar el spam (para los que hicieron COU: los comentarios maliciosos de desconocidos) los comentarios deben pasar primero por nuestra aprobacion, puede ser que no veais vuestros comentarios instantaneamente.