Historia en Phnom Penh y paradita en Kampot

CamboyaViaje 2009-2010

Al ritmo de las deprimentes canciones adolescentes y de los chillones programas de humor camboyanos llegamos a la capital de Camboya, Phnom Penh. Nada mas llegar nos montamos por primera vez en una moto-taxi, nada de una moto por pasajero, lo hacemos de camboyanas maneras: un conductor, nosotros dos, y nuestras 2 mochilas! Una primera experiencia muy intensa teniendo en cuenta que el tío no hablaba ingles y aunque nosotros creíamos que había entendido donde queríamos ir, resulto estar yendo para el lado opuesto.

Phnom Penh da para muchas contradicciones, a veces nos sentíamos muy a gusto y otras solo queríamos salir de allí. La capital esta surcada con enormes avenidas llenas de ostentosos comercios, mientras que en las callejuelas que se cruzan imperan la humildad y la suciedad. Las aceras sirven mas como parking para los enormes coches y escaparates para las tiendas, así que no queda mas que andar por el borde de la carretera entre el zumbido y la contaminación de las innumerables motos. Lo único que nos dedicamos a hacer fue caminar por sus calles e intentar compartir con los camboyanos su estilo de vida buscando sus mercados y acompañándolos a la hora del café en una de las muchas teterías en la que se ven 5 televisores a la vez, cada uno con un canal distinto!

La realidad camboyana es mas similar a la india que a la del resto del Sudeste Asiático. Donde mas se refleja esto es en la cantidad de niños que mendigan o trabajan en la calle con algún hermano pequeñito montado sobre la cadera o en la cantidad de ONG que allí operan, algunas hasta ofreciéndose a los extranjeros como reclamo turístico.

La visita mas notable fue la del Museo Tuol Sleng, un lugar al que no se quiere pero se tiene que ir. Camboya tiene una historia muy reciente aterradora y sorprendentemente desconocida.

Después de la época del protectorado francés, en 1975 se forma el gobierno comunista de Pol Pot y su partido de los jemeres rojos de ideología maoísta. Durante este período cerca de dos millones de camboyanos murieron a causa de las políticas de exterminio de lo que Pol Pot consideró contrario a su plan de construir “una nueva Camboya comunista”. Entre las primeras medidas que el régimen de Pol Pot  implantó en el país estuvieron la eliminación literal de las ciudades y la declaración de sus habitantes como enemigos del Estado, la desaparición de la moneda, el comercio, las escuelas, la cultura y las religiones, y la disolución de las familias. La aniquilación sistemática de la oposición con sus familias y todos los que a los ojos del Estado eran declarados enemigos, como por ejemplo aquellos que fueran o parecieran intelectuales. Exterminaron a todo aquel que no se ciñera al único perfil que deseaban para su país: el campesino explotado sin miras a una vida mejor. Durante este periodo Camboya se convirtió en el primer productor mundial de arroz, mientras quienes lo cosechaban morían de hambre, desnutrición y extenuación. Se calcula que más de un cuarto de la población murió durante lo que se conoce como el genocidio camboyano.

La comunidad internacional guardó silencio durante este periodo por los intereses de los Estados Unidos en Vietnam durante la Guerra Fría. Este período concluyó con la invasión vietnamita en 1979, el Pol Pot y los suyos pasaron a la clandestinidad y están aun pendientes de juicio.

El museo Tuol Sleng, o museo del Genocidio, se trata ni mas ni menos que de un colegio que el régimen del Pol Pot utilizo como “centro para interrogatorios” donde torturaron y murieron miles de personas. Desde el momento en que tuvimos ante nosotros la fachada del edificio nos entro el malestar en el cuerpo. Los camboyanos han mantenido el antiguo colegio tal y como lo encontraron después de la expulsión de los tiranos para que a nadie se le pase por la cabeza repetir semejante atrocidad. Consta de varios edificios en los que las aulas de aprendizaje han sido redistribuidas en celdas de 1 x 2m para el espacio de un único cuerpo, sus correspondientes grilletes y un cubo para excrementos. Otras se han dejado con su tamaño original con una única cama en el centro, lugar de interrogatorios donde se inducían las respuestas deseadas mediante crueles torturas. Entre las celdas podían verse pizarras con instrucciones para los prisioneros que vimos luego traducidas al ingles, entre ellas nos impactaron cosas como “No se debe llorar con las descargas eléctricas”, “No se deben dar lecciones de moralidad a los soldados”… una lista de cosas que jamas te imaginarias que alguien fuera capaz de escribir. Lo primero que hicimos al entrar fue ver un documental sobre las vivencias de varias personas relatadas en sus cartas, lamentablemente el audio en ingles no se escuchaba nada claro, pero la presencia de algunos subtítulos nos ayudaron a seguir la historia. Cuando el vídeo termino, salimos con el cuerpo cortado a ese agresivo exterior en el que predominan las alambradas (algunas para evitar el suicidio de los presos) y necesitamos un tiempo de asimilación para continuar la visita. No fuimos capaces de disparar ninguna foto en ese horrible lugar, y tampoco fuimos capaces de enfrentarnos a muchas de las exposiciones que se exhibían en sus salas, demasiado crudas y reales. Necesitando en parte quitarnos de la mente lo aprendido pero sin querer olvidar la realidad del país con la población mas joven del mundo proseguimos nuestro camino.

El siguiente destino fue Kampot, un pueblo tranquilo y pintoresco al que vinimos a echar unos días de relax. No hicimos gran cosa excepto pasear a la orilla del río y recorrer los alrededores en bicicleta. Ríos, cuevas y campos de arroz en otra temporada verdes a rabiar pero ahora bastante secos ya que el monzón no se decide a bendecir con sus aguas la región, acompañados en ocasiones por los simpatiquísimos niños que hacen de guía a cambio de algunos dolares.

Abrir la galería (Flickr)

Información práctica

Phnom Penh

Alojamiento: Lazy Fish – hab 2 con baño 3$. Junto al lago. Habitación grande de madera con mosquitera, alta presencia de ratas, la seguridad de la puerta dejaba mucho que desear.
Num 9 – hab 2 con baño 4$. Junto al lago. Calurosa, pero mucho mejor que la anterior. La zona que da al lago es muy bonita. La segunda vez que fuimos la habitación no estaba tan limpia y la cama tenia chinches. No entendemos por que pero los colchones suelen estar mojados.
Muchos de estos sitios junto al lago tienen una zona común con vistas al lago, restaurante 24h, equipados con mesa de billar y videoclub gratuitos. La zona nos llegó a agobiar bastante por tener que estar continuamente diciendo que NO a los numerosos conductores de tuk-tuk y motos, los ofrecimientos de drogas, los niños vendedores de libros… en fin, un no pasar.
Sunday Guest House – hab 2 con bano 6$. Tv y wifi, muy limpia y nueva. En la zona cercana al Orussey Market, mucho mas tranquila y estilo mas local.

Museo Tuol Sleng – 2$, pelicula a las 10.00 y 15.00

Embajada Tailandia – solicitud de visados de 8.00 a 11.00, tarda 4 dias, gratuito hasta el 31 de marzo de 2011.

Transporte: Se puede cruzar la ciudad en moto-taxi por 5.000 r. dos personas.
Bus a Kampot 3.5$ unas 4h con averías, recogida en Lake Side.
Bus a Sem Monorom (Mondulkiri) 9$ unas 8h, recogida en el hotel.
Bus a Bangkok con cambio en la frontera 14$. Nos decantamos por esta opción porque no sabíamos si yendo por libre nos daría tiempo a coger el autobús a Bangkok al otro lado de la frontera, pero nos dimos cuenta de que si que hay tiempo suficiente y que puede ser mucho mas económico. De hecho tardamos mucho mas con la agencia porque una vez cruzada la frontera tuvimos que esperar como 2h a que llenaran la minivan, por cierto hasta los topes.

Kampot

Alojamiento: Ratanak GH – hab 2 con bano 4.5$. Habitacion nueva y preciosa con TV y wifi, muy buena atención. El wifi solo se coge en la planta baja. Todo cierra muy temprano en la zona.
Otro lugar que nos gusto fue Last GH junto al puente nuevo y a la orilla del rio, hab 2 con baño 4$, amplia y fresca en la planta baja.

Cuevas Phom Chnork – nos invitaron a pasar cuando vieron que no estábamos dispuestos a pagar el dolar de la entrada ademas de a los pequeñajos guías que pedían otro dolar, a no ser que se quiera bajar por el interior de la cueva no se necesita su compañía. En las cuevas Phnom Sorsia los niños piden mucho mas por acompañarte.

Transporte: Bus a Sihanoukville 3$ 2h, recogida en el hotel.

1 comentario

  1. Eden

    Olaaaaa!! jodo cuanto tiempo sin saber de vosotros… bueno veo que seguis estando cada dia mejor y ahora mismito teneis que estar MEJOR todavía, con las visitas… que envidiaaaaa mah grandeeeeee
    Espero que vuestro viaje siga subiendo y que no nos olvideis, espero con impaciencia las pericpecias de estos días con los dos elementos que os rondan, tened mucho cuidado y un besazo enorme de uno que despues de tanto tiempo, os echa cada vez más de menos 😉 muask!

¿Quieres comentar algo?

Los campos obligatorios están marcados con *
Para evitar el spam (para los que hicieron COU: los comentarios maliciosos de desconocidos) los comentarios deben pasar primero por nuestra aprobacion, puede ser que no veais vuestros comentarios instantaneamente.